lunes, 23 de octubre de 2017

La escuela intercultural hoy: reflexiones y perspectivas pedagógicas


Por Juan Leiva Universidad de Málaga
T
omado de Aula Magna 2.0


En el desarrollo práctico de la educación intercultural en las escuelas del siglo XXI podemos vislumbrar aspectos positivos y otros menos positivos o directamente negativos. Algunos deberán ser fomentados desde los equipos directivos de los centros formativos, comprometidos con el desarrollo pedagógico inclusivo y la cultura de la diversidad, por un lado; y otros deberán ser corregidos, revisados o reducidos a su mínima expresión, por el bien comunitario y el bienestar psicológico de estudiantes y familias.
Las luces de la didáctica de la educación intercultural serían, desde nuestro punto de vista, las siguientes:
– La interculturalidad ayuda a la promoción de la resiliencia personal y colectiva
– La interculturalidad estimula la creatividad y el pensamiento crítico
– La interculturalidad es una respuesta pedagógica y social eficaz frente al racismo, la xenofobia y la islamofobia.
– La mediación intercultural promueve los puentes de convivencia entre personas y comunidades diversas

En primer lugar, la interculturalidad es hoy una praxis pedagógica que ayuda, de forma inexcusable, en la promoción activa de la resiliencia, en el sentido de movilizar recursos de empoderamiento personales para su puesta en práctica en todo tipo de situaciones. Ni que decir tiene que la entendemos como la habilidad interior para afrontar adversidades, pero va más allá del mero afrontamiento conductual, cognitivo y emocional. Estamos de acuerdo con Dervin (2015) cuando plantea que la resiliencia es un “motor” de cambio interno que puede contar a otras personas, y, por ende, a colectivos y grupos humanos. Tiene que ver con aspectos de la creatividad personal y social, y con recursos de personalidad que pueden ser tratados y promovidos en contextos educativos de diversidad cultural.

En segundo lugar, la interculturalidad es un estimulante que retroalimenta y nutre la creatividad de múltiples formas y modos de proceder. En sí, al construir permeabilidades conceptuales y suponer interacciones interculturales, va a favorecer el pensamiento divergente y la puesta en práctica de iniciativas creativas. La creatividad es un principio y valor clave en la educación del siglo XXI. Las escuelas y los centros de formación deben estar impregnados de sensibilidad creativa, y aquí la interculturalidad puede generar motivaciones y hechos creativos si se dan las condiciones de libertad, respeto, dinamismo y sistemas atribucionales basados en la legitimidad de la diferencia y la inclusión. El éxito del talento de cada una de las personas en los centros educativos depende de cómo abordar de forma integral la cualidad creativa como valor, intrínsecamente vinculada con la diferencia cultural.

En tercer lugar, la educación intercultural es una respuesta decidida y firma ante cualquier atisbo de discriminación, racismo y xenofobia. La educación no puede admitir ningún tipo de tolerancia hacia esta lacra. Los seres humanos merecen todo el respeto, todos y cada uno de ellos, y ninguna cultura está por encima de otra, por lo que debemos fomentar la interculturalidad porque defiende la justicia, la libertad, la igualdad y la solidaridad entre personas y comunidades.
En cuarto lugar, la interculturalidad puede favorecer las respuestas psicosociales y educativas con la mediación intercultural. La mediación es un sistema de interacción comunicativa y de comprensión del escenario comunitario de diversidad cultural, entendido como puente de convivencia. La diversidad es lo común y lo común es la diversidad en los contextos de desarrollo humano en los que vivimos, y hace falta herramientas prácticas como la mediación. Podemos subrayar que son herramientas que conciben la globalidad de la diferencia y ayudan a las familias, a los jóvenes y a los docentes que la riqueza del ser humano está en comprender la diversidad personal, social, cultural y emocional. Esa enfatización de la riqueza supone, visibilizar y acentuar aquellos aspectos que pueden favorecer la generación de sinergias para una educación mejor, para un bienestar y desarrollo humano auténtico en las relaciones interpersonales en el espacio escolar y social.

No cabe duda de que resulta imprescindible incrementar la formación intercultural de los futuros docentes implicados en el desarrollo educativo y comunitario en la escuela del siglo XXI. Así, la formación didáctica en interculturalidad se torna, en la actualidad, en una construcción emergente e ineludible para hacer de forma práctica y dinámica, más democracia y una escuela más humana e inclusiva. 

Resulta clave la emergencia de generar puentes de diálogo intercultural e interreligioso en la escuela y, también, en los espacios de formación de los futuros profesionales de la educación. La religión no puede quedarse al margen de la diversidad cultural, y ésta impregna también las relaciones interpersonales, así como patrones conductuales dentro de los escenarios formativos. Resulta imprescindible romper con los reduccionismos epistemológicos y semánticos en relación con la interculturalidad, que debe asumir su complejidad y hacer prevalecer el respeto, el diálogo, la empatía, la inclusión y los valores democráticos.

Por tanto, diálogo intercultural e interreligioso están vinculados al desarrollo de la mediación como herramienta clave para favorecer la tolerancia, el respeto y, por tanto, la creación de una cultura de la diversidad superadora de desigualdades, injusticias y discriminaciones en los escenarios escolares. El camino comienza en la mentalidad y en la formación de los futuros docentes de la sociedad del siglo XXI.

Los jóvenes de hoy requieren y necesitan vivir democracia e inclusión en las aulas que les sirva para adquirir competencias interculturales de acogida, participación y de crítica en sociedades plurales, diversas y compleja. Las tradicionales recetas didácticas basadas en la mera uniformización curricular o en la simple administración de un currículo hegemónico, la exaltación folclórica o la mirada pedagógica compensatoria vinculada a la interculturalidad en la universidad no resuelven el necesario impulso revitalizador de la praxis educativa intercultural. Hoy más que nunca debemos enfatizar los principios y valores democráticos interculturales de libertad e inclusión ante las amenazas xenófobas, populistas y totalitarias que son reales en un mundo en permanente cambio social.
Cómo citar esta entrada:
Leiva, J. (2017). La Escuela Intercultural hoy: reflexiones y perspectivas pedagógicas. Aula magna 2.0. [Blog]. Recuperado de: https://cuedespyd.hypotheses.org/2888
Tomado de Aula Magna 2.0 con permiso de sus editores

viernes, 20 de octubre de 2017

El Meta-análisis, como metodología de investigación en educación

 Por  Marta Ruíz Corbella.  Editora de Aula Magna 2.0. Editora Jefe de Educación XX1.  Ernesto López Gómez Coeditor de Aula Magna 2.0
Facultad de Educación (UNED).
Entre las diferentes metodologías de investigación en educación hay una que está cobrando fuerza en estos últimos años. Nos referimos al meta-análisis, entendido como una metodología que permite estimar la media y la varianza de los efectos subyacentes de la población a partir de una colección de estudios empíricos que abordan la misma pregunta de investigación (Field y Gillet, 2010). Cada vez más nos encontramos con investigaciones que utilizan esta metodología, aunque, en ocasiones, sin el rigor y precisión necesaria. Indican que han utilizado el meta-análisis, pero el proceso de selección de estudios, los criterios de inclusión, el cálculo de tamaños de efecto, el análisis real a través de diferentes paquetes estadísticos y la estimación de sesgos de publicación, entre otros aspectos, no son considerados suficientemente, lo que nos lleva a concluir que el/los investigador/es no conocen realmente las exigencias de esta metodología.
Es verdad que existen muy buenos manuales y textos centrados en la descripción de cada una de las metodologías científicas, y también sobre meta-análisis (Botella y Gambara, 2002; Botella y Sánchez-Meca, 2015; Card, 2011; Cooper, Hedges y Valentine, 2009; Higgins y Green, 2008; Mark, Lipsey y Wilson, 2001; entre otros), pero, a la vez, consideramos que desde las revistas científicas se debe hacer una labor pedagógica extraordinaria acercando, de forma sintética, el contenido de diferentes metodologías y técnicas de investigación, especialmente de aquellas que, poco a poco, se están incorporando en las investigaciones educativas y no existe tradición en su uso. Y, más aún, si expertos en una determinada metodología elaboran un artículo de revisión en el que se aportan las ideas principales sobre ella, facilitando esa exposición clarificadora tan necesaria. En suma, aclarar a qué nos referimos, en este caso, cuando hablamos de la metodología científica del meta-análisis, para qué se utiliza, qué información aporta, cómo se diseña, qué se exige, etc.
Con este objetivo, en el último número de la revista Educación XX1, se ha publicado el artículo “El meta-análisis: una metodología para la investigación en educación”, firmado por Juan Botella, catedrático de Metodología de las Ciencias del Comportamiento, en la Universidad Autónoma de Madrid, gran y reconocido experto en este tema yÁngela Zamora, doctora en Ciencias de la Educación y profesora tutora en la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Es un artículo que complementa otros anteriores publicados en Papeles del Psicólogo y Aula Abierta con los títulos: Revisiones sistemáticas y meta-análisis: Herramientas para la práctica profesional (Sánchez-Meca y Botella, 2010) y Cómo realizar una revisión sistemática y un meta-análisis (Sánchez-Meca, 2010), respectivamente.
Abordar esta metodología resulta de gran interés ya que su uso y difusión es muy relevante en diferentes disciplinas de ciencias sociales y ciencias de la salud, y poco a poco, se está introduciendo con fuerza en las investigaciones en educación. Ahora bien, resulta interesante saber que se trata de una metodología que se inició en educación. Pero vayamos al artículo:
Algunas aportaciones metodológicas nacidas en disciplinas de las ciencias sociales han acabado teniendo una gran aceptación en otras. En el caso de la educación su mayor triunfo de exportación es la metodología del meta-análisis (MA). Fue en una conferencia impartida por Gene V. Glass como presidente de la American Educational Research Association (AERA), publicada como artículo en Educational Researcher (Glass, 1976), cuando se empleó este término por primera vez para hacer referencia a la naciente metodología. Sin duda no fue casual que naciese precisamente en una disciplina como la educación, llena de resultados dispersos y a veces contradictorios. La necesidad de un mayor rigor y sistematicidad eran palpables y fueron el caldo de cultivo idóneo. Los problemas asociados a la síntesis de la evidencia acumulada en la investigación era ya una preocupación antigua, pero no se había creado una metodología específica para realizar esta tarea. Curiosamente, en muchas disciplinas (incluida la educación) se oían voces reclamando un mayor rigor metodológico en las investigaciones, pero ese mismo rigor no se reclamaba para las revisiones. El espíritu de los tiempos (el Zeigeist de los historiadores) pedía a gritos algún cambio en esa dirección.
Los primeros ejemplos de MAs fueron revisiones en los ámbitos de la educación y la psicología. Concretamente, Glass (1976) ilustró su propuesta inicial con sendas síntesis de resultados, aún muy rudimentarias, sobre la eficacia de la psicoterapia (posteriormente publicada: Smith y Glass, 1977) y sobre la relación entre el estatus socioeconómico y el rendimiento académico (resultados de una tesis doctoral presentada ese mismo año). Glass hizo dos aportaciones principales: el propio nombre de la metodología y la propuesta de emplear índices de tamaño del efecto (TE) para traducir los resultados de todos los estudios a una métrica común. Por el contrario, sus métodos estadísticos aún no eran los apropiados. Hubo que esperar hasta la publicación del libro de Hedges y Olkin (1985) para contar con modelos estadísticos adecuados para el escenario meta-analítico. El artículo seminal de Glass es ya uno de los artículos metodológicos más citados (4.948 citas según google académico; acceso el 1-1-2017). Cuarenta años después de su nacimiento el MA es una metodología utilizada en todas las disciplinas en las que se emplea el análisis estadístico, aunque seguramente es en medicina donde se han dedicado más esfuerzos y recursos a su desarrollo y refinamiento. El propio Glass ha proporcionado una valoración aprovechando el aniversario (Glass, 2016).
En las páginas siguientes hacemos una presentación, necesariamente sucinta, de las claves de esta metodología, de sus fortalezas y debilidades y de sus perspectivas futuras. Además de divulgar sus potencialidades, nuestra pretensión es invitar a los investigadores del ámbito de la educación que no la conozcan a asomarse a la misma.
Se recomienda vivamente al público interesado continuar leyendo este magnífico trabajo, que, sin duda, no defraudará. No es común encontrar rigurosas aportaciones sintéticas de una metodología científica, que anime a conocerla y a continuar profundizando en ella.
Referencias bibliográficas:
Botella, J. y Gambara, H. (2002). Qué es el meta-análisis. Madrid: Biblioteca Nueva.
Botella, J. y Sánchez-Meca, J. (2015). Meta-análisis en Ciencias Sociales y de la Salud. Madrid: Síntesis.
Botella, J. y Zamora, Á. (2017). El meta-análisis: una metodología para la investigación en educación. Educación XX1, 20(2), 17-38, doi: 10.5944/educXX1.18241
Tarjeta, NA (2011). Aplicada Meta-Análisis de Investigación de Ciencias Sociales . Nueva York: Guilford Press.
Cooper, H., Hedges, LV, & Valentine, JC (Eds.). (2009). El manual de la síntesis de la investigación y el meta-análisis . Nueva York: Fundación Russell Sage.
El campo, AP, y Gillett, R. (2010). Cómo hacer un meta-análisis. British Journal of Mathematical y Psicología de Estadística ,  63 (3), 665-694.
Higgins, JP, & Green, S. (Eds.). (2008). Manual Cochrane para las revisiones sistemáticas de intervenciones . Chichester, UK: John Wiley & Sons.
Mark W .. Lipsey, y Wilson, DB (2001). Meta-análisis práctico . Thousand Oaks, CA: Sage.
Sánchez-Meca, J. (2010). Cómo realizar una revisión sistemática y un meta-análisis. Aula Abierta, 38, 53-64.
Sánchez-Meca, J., y Botella, J. (2010). Revisiones sistemáticas y meta-análisis: Herramientas para la práctica profesional. Papeles del Psicólogo31(1), 7-17.
 Cómo citar esta entrada:
Ruiz-Corbella, M. y López Gómez, E. (2017). El Meta-análisis, como metodología de investigación en educación. Aula Magna 2.0. [Blog]. Recuperado de:https://cuedespyd.hypotheses.org/3064
Tomado de Aula Magna 2.0 con permiso de sus editores

jueves, 19 de octubre de 2017

La Revista Española de Pedagogía (REP) tiene un nuevo número

Escribe Blanca Arteaga (Tomado de Aula Magna)
La Revista Española de Pedagogía nos acerca al sumario del nuevo número Año LXXV, n.º 268, septiembre-diciembre 2017, un monográfico dedicado a la Educación musical, que ha contado con Ángela Morales como editora invitada.
Presentación: La educación musical, una mirada del pasado al futuro

Ángela Morales, Enrique Ortega, Elena Conesa y Cecilia Ruiz-Esteban
Roberto Cremades-Andreu y Desirée García-Gil
Jesús Manuel de Sancha Navarro
Tatiana García-Vélez y Antonio Maldonado Rico
Patrick Freer y Alfonso Elorriaga Llor
Miguel Román Álvarez
Susana Toboso Ontoria, Inmaculada Tello Díaz-Maroto y Francisco José Álvarez García
Estudios
Sara González Gómez, Bernat Sureda García y Francisca Comas Rubí
Vicente Llorent-Bedmar, Verónica Cobano-Delgado y María Navarro-Granados
Actividades pedagógicas 
 Reseña bibliográfica 
Ibáñez-Martín, J. A. y Fuentes, J. L. (Coords.) Educación y capacidades: hacia un nuevo enfoque del desarrollo humano (Cruz Pérez).
Kristjánsson, K. Aristotelian Character Education (Juan Luis Fuentes).
Renzulli, J. S. y Reis, S. M. Enriqueciendo el currículo para todo el alumnado(Patricia Olmedo Ariza).
Una visita a la hemeroteca (Juan Luis Fuentes).
Una visita a la red (Javier Bermejo).

Todos los artículos están publicados en inglés en la página web de la revista: www.revistadepedagogia.org

Tomado de Aula Magna 2.0 con permiso de sus editores

miércoles, 18 de octubre de 2017

Universidades internacionales

Escribe Ángel J. Gómez Montoro Universidad de Navarra (Tomado de Studia XXI)
Se ha recordado muchas veces que la raíz de la palabra Universidad es la misma que la de universalidad. Universalidad de saberes, en primer término, pero también universalidad de profesores y alumnos, pues el saber no conoce de fronteras ni nacionalidades. Es más, según algunos autores el término Universidad aparece por primera vez en un edicto de Alfonso X el Sabio que, en 1253, concede a Salamanca el título de “Universidad de Estudio General” basándose en una bula papal que previamente utiliza ese término para referirse a la universalidad de los Estudios Generales en tanto que acogen a cualquier estudiante de cualquier procedencia geográfica, promueven la movilidad de su profesorado y expiden títulos (en la medida en que este concepto se pueda predicar de aquella realidad) de validez universal. En todo caso, no deja de impresionar la movilidad tanto de profesores como de alumnos en las primeras universidades: Erasmo de Rotterdam, Tomás de Aquino, Juan Luis Vives, Miguel Servet o Ignacio de Loyola son, por citar algunos ejemplos, claros exponentes de esa movilidad, facilitada por la existencia de una lengua común: el latín.
Universidad como universalidad de saberes, en primer término, pero también universalidad de profesores y alumnos, pues el saber no conoce de fronteras ni nacionalidades.
Como es sabido, la situación cambia con la consolidación de los Estados-nación y la apuesta, sobre todo en Alemania y Francia, por un modelo de universidad nacional y por un profesorado funcionario. Un modelo del que somos herederos y que sigue pesando en nuestro país pues, a pesar de la globalización y del imparable proceso de internacionalización en tantos ámbitos, nuestras Universidades siguen teniendo un marcado carácter nacional (cuando no meramente local), tanto por el origen de sus estudiantes como por su profesorado, así como por ofrecer una enseñanza casi exclusivamente en castellano o en alguna de las otras lenguas oficiales en España.  En este sentido, resulta tristemente ilustrativa la conclusión del informe Comparación internacional del sistema universitario español, elaborado por F. Michavila, J.M. Martínez y R. Merhi para la CRUE en 2015: España es el país de Europa con menor porcentaje de estudiantes internacionales en estudios de Educación Superior (no llega al 3%, una ratio seis veces inferior a Gran Bretaña). Desde luego no puede desconocerse que el programa Erasmus ha sido un magnífico antídoto contra el localismo y que en el ámbito del postgrado existe un alto porcentaje de estudiantes extranjeros, fundamentalmente de Latinoamérica, pero creo que esto no es suficiente y, sobre todo, pienso que nuestras Universidades están en condiciones -y no deberían dejar pasar la oportunidad- de profundizar en su internacionalización.
Es posible que haya quien piense que la internacionalización no es un objetivo que por sí mismo deban perseguir las Universidades. Recuerdo incluso la contestación hace años de un rector de una prestigiosa Universidad española cuando le comenté lo que me parecía una situación de ventaja para atraer alumnos internacionales a nuestros grados: con un realismo un tanto descarnado –quizás excesivo- me recordó que los fondos de las Universidades públicas proceden sobre todo de las Comunidades Autónomas y que a sus gobernantes lo que les interesa fundamentalmente es atender la demanda de la propia Comunidad y no se entendería que los hijos de sus votantes (no fueron estas sus palabras pero creo que sí la idea) perdieran sus plazas en beneficio de estudiantes de otros países. Desde luego no son argumentos de poco peso, y posiblemente ese rector –un buen rector y  un gran investigador- tenía ya bastantes experiencias negativas sobre el peso de los intereses locales. Pero no creo que esos o similares planteamientos vayan a ayudarnos a mejorar nuestro sistema universitario y, mucho menos, las posiciones que ocupamos en los rankings internacionales que tanto parecen preocupar, al menos cada vez que se publican.
Es posible que no todos coincidan en la idea de que la internacionalización es un objetivo que deberían perseguir las universidades. 
El éxito de las Universidades y centros de investigación estadounidenses tiene que ver en no poca medida con su capacidad de incorporar a los mejores con independencia de su nacionalidad. Algo que se ve facilitado por el hecho de que sean muchos miles de los mejores estudiantes de otros países los que van allí a hacer algún tipo de estudio, en muchos casos con becas de las propios centros universitarios. Esa misma capacidad de atracción se ve en las buenas Universidades británicas y cada vez más en otras Universidades europeas, como es el caso de Alemania y Holanda.
No sucede lo mismo, salvo contadas excepciones, en España. Y, sin embargo, creo que España está en una posición mucho mejor que la mayoría de los países europeos para atraer estudiantes de otras nacionalidades. No solo por el atractivo que tienen nuestra cultura y lo que podíamos llamar genéricamente el modus vivendi (como se demuestra en el caso de los erasmus) sino, sobre todo, por el hecho de que nuestro idioma sea uno de los más hablados en el mundo. Ahora bien, para atraer estudiantes foráneos es imprescindible combinar la enseñanza en español ‑o castellano, si se prefiere- con docencia impartida en inglés, desde luego en estudios de Máster pero creo que también en los de Grado, en los que me gustaría centrarme. Parece claro que lo es para quienes no tienen el español como lengua nativa pues, aunque hayan estudiado el idioma, raramente tendrán un nivel que les permita afrontar una enseñanza completa en español el primer año de sus estudios de Grado. Pero creo que lo es también para atraer estudiantes de Latinoamérica.
España está en una posición mucho mejor que la mayoría de los países europeos para atraer estudiantes de otras nacionalidades.
Permítaseme que cuente la experiencia de estos últimos años en la Universidad de Navarra. Hemos comprobado que podemos ser un centro de atracción no solo para los estudios de Máster sino también para los de Grado. Son ya más de un 20 por ciento los estudiantes que vienen de otros países. En muchos casos se trata de alumnos procedentes de países de América Latina cuya alternativa sería estudiar en Estados Unidos. Es verdad que no resulta fácil competir con las grandes Universidades de aquel país, pero también lo es que España ofrece unos atractivos grandes: mismo idioma, una cultura más próxima, la posibilidad de conocer Europa y lo que ello significa, unos Grados que creo pueden competir con los bachelors americanos… y unos precios muy competitivos frente a las cuantiosas matrículas de las Universidades Norteamericanas. Pero para atraerlos es necesario –imprescindible, diría- ofrecer docencia en inglés y programas de intercambio que de alguna manera compensen la renuncia a las ventajas de estudiar en las Universidades de Estados Unidos.
Y si una carga importante de la docencia en inglés es necesaria para atraer estudiantes hispanohablantes, es imprescindible cuando se trata de alumnos procedentes de otros países europeos o asiáticos que tienen solo algunos conocimientos de español. Esa presencia del inglés es especialmente necesaria en los primeros cursos -mientras consolidan su español de forma que les permita afrontar después una mayor carga docente en nuestra lengua y terminar sus estudios de Grado con un significativo dominio de ambos idiomas-, y también en lo que se refiere al vocabulario técnico propio de sus estudios.
Pero, si se me permite seguir con mi experiencia en la Universidad de Navarra, las ventajas de este modelo no terminan aquí. Y tampoco en el hecho, sin duda muy positivo, de aulas en las que conviven estudiantes de muy diversos orígenes y culturas. La docencia en inglés exige un profesorado internacional, lo que se consigue, de una parte, mediante la internacionalización de nuestro propio profesorado, de manera que esté capacitado para impartir –con solvencia- clases en esa lengua. Y requiere, asimismo, la incorporación de profesores de otros países, con lo que supone de enriquecimiento para nuestros claustros. Sin olvidar que, con el paso del tiempo, algunos de esos estudiantes internacionales pueden terminar haciendo su carrera académica e investigadora en España.
No se me ocultan las dificultades para avanzar en este modelo, sobre todo para las Universidades públicas por las rigideces del sistema. Y quizás, tampoco es necesario que todas lo adopten. Pero creo que sería muy bueno para el conjunto que avanzáramos en la internacionalización. Eso requiere, eso sí, una estrategia de promoción de cada Universidad –que debería ser apoyada desde el Ministerio y las correspondientes Consejerías de las Comunidades Autónomas- y estar dispuestos a contratar algunos profesores internacionales, asegurándoles, eso sí, la posibilidad de tener una carrera académica atractiva.
Tomado de Studia XXI con permiso de sus editores