miércoles, 17 de septiembre de 2014

Conversación entre la pizarra acrílica y la pizarra digital

Publicado por: Carlos Bravo Reyes

Pizarra acrílica: No te soporto, llegaste y me cambiaron de lugar, me desplazaron del centro del aula a un lado, me da el sol, me llega el viento y estoy cubierta de polvo.

Pizarra digital: Lo siento por ti, pero la modernidad es así, llegué última, pero soy la más importante, tengo muchas personas que me visitan, las autoridades me acarician y hablan maravillas de mí, de lo buena que soy, de lo importante de mi uso para el aprendizaje de los estudiantes y que ahora todo será mejor. Pero qué dicen de ti.


Pizarra acrílica: Siempre fui la preferida, todos vienen a mí, desde el estudiante más sabio, hasta el profesor más estricto. No necesito de cables como tú, tampoco de computadoras, ni lápices con baterías. Imagínate cuando las baterías se agotan no pueden trabajar contigo.

Pizarra digital: Pobre de ti, no tienes idea de lo que significa el desarrollo, conmigo se puede hacer de todo. No necesitas borrarte como a ti, los profesores y alumnos pueden hacer preciosos dibujos, muestran videos con música atractiva, cambian los colores y a todos le encanta trabajar conmigo.

Pizarra acrílica: Tienes razón, pero casi siempre te veo dormida.

Pizarra digital: Cómo es eso de dormida, nunca duermo, basta solo apretar un botón y estoy lista.

Pizarra acrílica: Como mi memoria no falla, ya que no requiere de computadoras, desde que te colocaron en el aula, pocas veces veo que te encienden, casi nadie te conecta a la computadora y delante de ti hay muchas sillas, en cambio a mí siempre me emplean.

Pizarra digital: Envidia es lo que tienes, tan moderna y linda como yo ninguna.

Pizarra acrílica: Mejor nos callamos que ya entraron los estudiantes con el profesor. Ya verás si tengo razón, quién es más empleada.

Profesor: Hoy vamos a trabajar en equipos de tres personas y los resultados los van a escribir en estos papelógrafos que traje, así ahorramos tiempo.

Este post ha sido publicado originalmente en 366-días (solo 366 entradas). Autorizada por el autor su publicación en este Blog CUED.