miércoles, 8 de julio de 2015

Aprender Siempre. Retrato robot del autodidacta del siglo XXI

Escribe Marta Torán


Del Renacimiento a la era robótica

En enero de 2012 incluía en mi colección de Scoop.it un artículo publicado en NYTimes titulado “Reinassance Man” (“El hombre del Renacimiento”). Nos presentaba a Jeremy Gleik, un estudiante de bio-ingeniería que, sistemáticamente, dedicaba una hora diaria a “aprender algo nuevo”. La única premisa era que no tuviera que ver con su formación académica. Sus preferencias iban desde la astrofísica, el arte y la psicología, a aprender malabares, hipnosis o a tocar la mandolina. Utilizaba una gran hoja de cálculo para registrar su estudio y sus fuentes estaban siempre en la red.

Cuando he hablado o reflexionado sobre el concepto “lifelong learning” (aprendizaje a lo largo de la vida) siempre me acuerdo de Jeremy Gleik y de su hoja de cálculo, el portfolio de evidencias de aprendizaje de un “autodidacta del siglo XXI”.

Tener la capacidad de aprender de manera autónoma se ha convertido en algo imprescindible:
  • En un mundo laboral en el que todo cambia rápidamente, la “adaptación” a través del aprendizaje es la única forma de “sobrevivir” y crecer profesionalmente.
  • En nuestra vida, aprender está íntimamente relacionado con la satisfacción personal: nuestros hobbies, lo que nos interesa y apasiona, el servicio a la sociedad…
Esta capacidad es en sí misma una “Meta-habilidad”. El concepto lo desarrolló Martin Neumeier en su libro “Metahabilidades. 5 talentos para la era robótica”.  Las otras cuatro son “Feeling” (la empatía, la intuición y la inteligencia social), “Seeing” (el pensamiento sistémico), “Dreaming” (la imaginación), “Making” (el diseño y prototipado). El quinto talento, “Learning” (la capacidad autodidacta de aprender) es para Neumeier como el “pulgar oponible” que permite potenciar el resto y utilizarse en combinación con los demás.

Me parece que la imagen es muy acertada. Si “aprendes a aprender” podrás aumentar y mejorar tus experiencias en todos los ámbitos, te adaptarás rápidamente a lo nuevo e impulsarás cualquier iniciativa. En el trabajo y en tu vida…

¿Qué caracteriza a las personas que tienen autonomía para Aprender?

Todos en nuestro entorno conocemos a personas que de manera autónoma leen, estudian, investigan… Personas muy distintas que dedican una parte importante de su tiempo al aprendizaje. ¿Qué les une? ¿Tienen un perfil común?

Resumo algunas de las características que me parecen relevantes:

Motivación
  • Son personas que encuentran placer en aprender.
  • Su interés en una o muchas áreas de conocimiento, su curiosidad, les impulsa a profundizar en la información o a “encontrarla”, casi por azar, cuando navegan por Internet.

Habilidades relacionadas con la organización y planificación del trabajo personal
  • La autoformación implica un alto nivel de autodisciplina y responsabilidad.
  • Tienen que ser metódicos y sistematizar el trabajo, tener claros los objetivos y fijarse un plan.
  • Deben saber gestionar su tiempo y no procrastinar (¡es tan fácil “dejarlo para mañana” si tú eres el que manda!).

Habilidades que ayudan a aprender (Meta-aprendizaje)

Me refiero aquí al dominio de estrategias que favorecen el aprendizaje:
  • identifican lo importante y saben sintetizar la información
  • hacen conexiones entre diferentes conceptos
  • saben dar contexto a lo que aprenden
  • generan o crean conocimiento nuevo
  • comparten su conocimiento con los demás
Estas estrategias se ejercitan aprendiendo y se aplican de manera automática cuando tienes cierto dominio de una materia.

Competencia digital y aprendizaje

Nunca hemos tenido acceso a tanta información como ahora. Nunca hemos tenido “tan cerca” a expertos y comunidades de personas interesadas en lo mismo que nosotros.

¿Es más fácil ahora ser un autodidacta?  Absolutamente. Aunque llamen a Jeremy Gleik  “Hombre del Renacimiento”, seguro que tiene muchas más facilidades para aprender como a él le gusta que un hombre del siglo XV.

A cambio, deberá familiarizarse con herramientas, procedimientos y rutinas que le permitan “aprender en red”. Tendrá que ser capaz de buscar e identificar la información valiosa en Internet, gestionar esa información (sistematizando y categorizando lo relevante), generar contenido y compartirlo en diferentes contextos y situaciones.

El Entorno Personal de Aprendizaje (PLE), en realidad, es un modelo o una metáfora de esa “sistemática personal” para dirigir su Aprendizaje en red. Y el PLN o Red Personal de Aprendizaje incluye a las personas expertas o con intereses comunes para interactuar, compartir y, en definitiva, Aprender más.

Más y Siempre.



Tomado de Reflexiones sobre el aprendizaje con permiso de su autora.