miércoles, 4 de abril de 2012

La sexta habilidad de los profesores a distancia

Escribe: Carlos Bravo

En mi criterio los que trabajamos en ambientes a distancia, debemos lograr el desarrollo de las siguientes habilidades: la organización del curso; el manejo eficiente de la plataforma; el adecuado proceso de seleccionar objetivos, contenidos y métodos;  la selección, diseño, elaboración y uso adecuado de los medios;  la correcta valoración y aplicación de la evaluación, tanto en su función formativa como en la sumativa y las habilidades comunicativas.

A esta última habilidad me refiero en el comentario. La distancia a los estudiantes, es un factor que nos obliga a encontrar un “sexto sentido” en la comunicación. Aun cuando pueda parecer que la presencialidad hace más fácil lograr una empatía con los estudiantes, la separación física agudiza  esta dificultad. 

Los profesores a distancia debemos orientarnos en las condiciones de la comunicación que impone esta forma de organizar el proceso pedagógico. Debemos percibir rápidamente las posibilidades del estudiante para trabajar con los contenidos y medios presentes en la plataforma digital. 


Estamos obligados a descubrir los variados problemas de los estudiantes, sus frustraciones, miedos e inseguridad en la plataforma. Necesitamos favorecer una atmósfera distendida, elevar el grado de responsabilidad de cada participante y en especial hacer el tránsito en el curso lo más aceptable posible.

No existen recetas mágicas, pues la comunicación es un acto totalmente humano y por ende complejo. En algunos cursos es habitual crear foros de presentación, con el objetivo de facilitar a todos un pequeño “reconocimiento” inicial. Se pueden compartir experiencias, gustos e intereses personales que nos acerquen más a los estudiantes. A veces se suelen compartir algunos hobbies, como la cocina, la fotografía, la lectura, el deporte, la música entre otros.

En los cursos suelen crearse foros donde los participantes pueden resolver sus dudas sobre el funcionamiento de la plataforma, o de la organización en general del curso. Este tipo de foro debe estar abierto a todos, de modo que no sea solo el profesor el único que puede responder. La respuesta de los demás eleva la responsabilidad en el trabajo colectivo a la par que ayuda al profesor con el tiempo. 

En los cursos a distancia, la voz del profesor no es su principal medio, como sucede en la actividad presencial, aunque esto no limita su empleo en el curso.  Puede ser mediante un mensaje de bienvenida con un podcast o en el caso de emplear videos conferencias.


Su “voz” está presente cuando da respuesta en un foro, cuando trata de comprender lo que se preguntó, cuando alienta a los estudiantes mediante mensajes colectivos o individuales, o cuando critica la labor de un estudiante. 


El profesor está presente de un modo u otro en los cursos a distancia y lo hace a través de los medios que emplea en el curso. Por ello la elaboración de estos medios es una tarea bien delicada que exige por lo general un enorme tiempo al profesor. 


La masificación de los cursos a distancia en línea está favoreciendo un mal que lejos de mejorar este sistema de formación lo entorpece. Me refiero a la proliferación de documentos tanto en formato de texto, como los insoportables PDF, cargados de páginas y que muchas veces el estudiante se ve obligado a imprimir para tratar de leerlos. La tendencia está convirtiendo a las aulas en almacenes digitales.  


El profesor a distancia está necesitado de hacer escuchar su “voz” mediante el tratamiento a los contenidos discutidos en el aula digital. Se hace necesario emplear una variedad de recursos, que están determinados por el tipo de plataforma empleada. En Moodle, plataforma con la que trabajo disponemos de muchos recursos que sustituyen los documentos para descargar. 


La voz del profesor está presente cuando estos recursos se redactan en función de ser leídos en la pantalla de la computadora, por lo que deben ser redactados de forma diferente. Los párrafos pueden ser más cortos, realizar resúmenes cada cierta cantidad de párrafos, incluir palabras claves, entre otro grupo de acciones a tomar. 


Por último entre nuestras habilidades comunicativas debe primar la de favorecer el trabajo cooperado entre los estudiantes. En la actividad presencial, es más sencillo, aunque no exento de riesgos y problemas, que no deben ser trasladados al trabajo a distancia.


Este trabajo cooperado puede facilitar al estudiante profundizar en un tema determinado, aportar con la creación de una biblioteca digital y evaluar el trabajo de sus compañeros. Con ello se eleva el sentido de la responsabilidad y el respeto al trabajo de los restantes participantes y del propio profesor. 


Les agradezco colaborar con sus aportes para enriquecer esta sexta habilidad.

5 comentarios:

José Luis Castillo Chaves dijo...

Si me lo permites, te propondría una sugerencia para esa "voz a distancia". Yo mismo no la sigo siempre, pero sí que cuando la aplico noto que me comunico mejor: la negrita.

Es más complicado leer con atención un texto con toda la tipografía igual, como ocurre en muchas entradas en blogs. En muchas mías y, por lo que percibo, también en esta. Y también es más complicado cuando la tipografía es demasiado variada.

Con la negrita y con algún subrayado o cursiva (sin abusar), incluso con algún que otro (tampoco muchos) emoticono :) la habilidad comunicativa se potencia enormemente.

Estaría bien ver dos copias del mismo post (este, p.ej.; pero muchos otros, incluidos la mayoría de los que yo haya escrito): uno antes de aplicar la negrita y otro después.

¡Espero haber ayudado! :)

Ifigenia Requena Negrón dijo...

Estimado Carlos.
Ciertamente no hay receta.
Totalmente de acuerdo con tus aportes, es preciso acotar que estas habilidades estan siendo investigadas y planteadas como el conjunto de competencias actititudinales, o mas bien los componentes de la actuación competente del profesor de educación a distancia. Las habilidades para descubrir la forma de aprender y las necesidades de aprendizaje son parte del rol que ejerce el docente en linea, quien debe no solo preparar contenidos, sino tambien mediar, acompañar, comunicar, y sobre todo motivar de manera continua. Es parte de un entramado complejo, muy propio de la multiplicidad de factores y variables que determinan la calidad del proceso a distancia. Te comparto el siguiente link, donde se muestra la presentación de una ponencia presentada en un Congreso Internacional de investigación educativa.
http://prezi.com/dbqf9kmoheex/simposio-ujap-upel/

Espero sea util el aporte.
Saludos desde Venezuela.

Alfredo Conde "GRUPO A" dijo...

Carlos:

Es cierto lo que mencionas, el reto del conocimiento a distancia es muy grande, tiene todas las posibilidades de llegar al éxito y de igual forma llegar al fracaso. Creo que el reto principal del profesor a distancia es lograr la atención del estudiante, y una vez que se haya logrado entablar una comunicación se podrá trasmitir el conocimiento eficientemente.

Alfredo Conde.

Alfredo Conde "GRUPO A" dijo...

Carlos:

Es cierto lo que mencionas, el reto del conocimiento a distancia es muy grande, tiene todas las posibilidades de llegar al éxito y de igual forma llegar al fracaso. Creo que el reto principal del profesor a distancia es lograr la atención del estudiante, y una vez que se haya logrado entablar una comunicación se podrá trasmitir el conocimiento eficientemente.

Alfredo Conde.

Luis Miguel Díaz Beltrán dijo...

Es imprescindible tomar en cuenta las tendencias y desafíos que nos muestra el informe Horizon año tras año no dejan de ser más ambiciosas y competitivas, aspecto formidable que da cuenta del progreso en uso de tecnologías en entorno s educativos que seguidamente se incorporan a las propuestas educativas de cada país.
Es de vital importancia darnos cuenta que de estamos “en red” conectados unos con otros de una manera u otra, compartiendo información, colaborando, y aun mas que los desafíos que se creen personales no nos pertenecen pues de manera general en muchas partes del mundo coincidimos en este sentir con tantas personas que ni imaginamos hasta que nos llega una señal de auxilio o de ayuda. Así que pensemos no estamos solos. La resistencia al cambio es normal en los seres humanos, pero este cambio tecnológico en espacios escolares como personales debe ser acompañado de una flexibilidad mental acuñada por un cambio radical en nuestra cultura mediada por especialistas de toda índole que deben trabajar para conjugar todos los esfuerzos posibles y hacer mas cómoda la transición de este paradigma tecnológico y mental.