miércoles, 14 de enero de 2015

La situación económica actual de la UNED

Dado que en las páginas de este Blog CUED me he visto obligado a informar a todos los seguidores y miembros de CUED de circunstancias que habían obligado a la UNED a retirar el apoyo económico a la CUED, en forma de supresión de la beca que hasta ahora disfrutaba esta Cátedra UNESCO, me ha parecido oportuno traer a esta entrada el texto íntegro que en su espacio web escribe nuestro Rector, el Dr. Alejandro Tiana. Texto, como digo, extraído íntegramente de:
http://portal.uned.es/portal/page?_pageid=93,39876567&_dad=portal&_schema=PORTAL
Saludos.
Lorenzo García Aretio - Titular de CUED - Director/Editor de RIED
____________________________________

En estos días son muchos los compañeros que me transmiten su inquietud por la situación de la UNED en términos económicos y presupuestarios. A veces circulan además informaciones imprecisas o incorrectas que contribuyen a aumentar tal inquietud. Por ese motivo, considero necesario proporcionar alguna información que ya ha sido transmitida al Consejo de Gobierno, pero que no siempre trasciende los límites de ese órgano ni llega al conjunto de la comunidad universitaria.
Ante todo, debo decir que es cierto que la situación económica de la UNED es delicada. El motivo consiste simplemente en que llevamos cinco años gastando anualmente más de lo que ingresamos. Hemos podido salir adelante gracias al remanente de tesorería del que disponíamos pero, como es fácilmente comprensible, también estos recursos se acaban.
Ese desajuste presupuestario se ha debido a la confluencia de dos factores. Por una parte, la financiación pública comenzó a caer en el año 2010 y previsiblemente solo comenzará a invertirse la tendencia en 2015. Como muestra del descenso producido, se puede mencionar que entre 2010 y 2014 la subvención nominativa que recibe directamente la UNED ha caído en 16 millones de euros, lo que representa en torno al 20% de la misma. El descenso se compensó en un primer momento con un aumento de la matrícula, pero a partir de 2011 también se invirtió la tendencia y comenzaron a descender esos ingresos. Así, la reducción total de ingresos entre 2010 y 2014 ha sido de unos 25 millones de euros, lo que representa una caída del 11% en cuatro años.
La UNED ha realizado un buen esfuerzo de disminución de sus gastos, que entre 2010 y 2014 se han reducido en unos 20 millones de euros, algo por encima del 9%. Pero, como puede fácilmente apreciarse, el descenso de los ingresos ha ido por delante de la reducción de los gastos y no ha sido posible ajustar ambos.
Cuando llegamos al final de 2014, hemos consumido la mayor parte del remanente del que disponíamos y, en consecuencia, estamos obligados a ajustar de forma más rigurosa nuestros gastos a los ingresos reales. El ejercicio de 2015 no será sencillo, puesto que tendremos que disminuir aún más nuestros gastos. Al menos, podemos tener la tranquilidad de que esa reducción no afectará al empleo de nuestro personal, que podrá mantenerse. Pero cumplir ese objetivo nos impondrá otras exigencias.
Considero que, además de vernos forzados a actuar de ese modo por las circunstancias descritas, estamos ante una buena ocasión para sanear nuestras finanzas y crecer a partir de ahí con mayor seguridad. No se trata solo de hacer de la necesidad virtud, sino de plantear unas bases económicas más sólidas para la UNED. Nuestro potencial es grande, pero debemos actuar para traducirlo en realidades.
No se trata solamente de ajustarnos a los recursos realmente disponibles, aunque sea inevitable hacerlo, sino de revisar nuestra actuación, con el fin de cumplir mejor nuestras metas, aumentar nuestros ingresos y mejorar nuestra eficiencia. En la medida en que seamos capaces de hacerlo, podremos ver esta etapa como un periodo transitorio de dificultades, pero que se saldará con un fortalecimiento de nuestra universidad.
No es un tiempo fácil y transitar por él con éxito sin duda nos exigirá decisión y trabajo conjunto. Pero no hay otra manera de superar las dificultades actuales que afinar nuestra perspectiva, dibujar claramente nuestros objetivos, diseñar una estrategia inteligente y persistir en el esfuerzo. La UNED tiene personas y medios para asegurar un futuro mejor y no hay otra vía que convocar a toda la comunidad universitaria para trabajar juntos en esa dirección.
Alejandro Tiana
Rector de la UNED