miércoles, 17 de junio de 2015

Infografías con PowerPoint

Escribe Carlos Bravo Reyes


Las infografías se imponen cada vez en el contexto tecnológico, como una manera de resumir de modo gráfico una idea, un concepto, un grupo de datos, en fin cualquier tipo de información.

En esencia son imágenes de tipo simbólicas, que combinan otras imágenes tanto realistas, esquemáticas y simbólicas con texto y números. Su popularidad se debe en gran medida a Internet y a un grupo de programas con las que se pueden crear con facilidad. Una analogía con este tipo de imagen son los llamados cuadros sinópticos que tantas veces hicimos antes de la época de Internet.

Las infografías están vinculadas al principio pedagógico del carácter audiovisual de la enseñanza y si hoy tienen una variedad de estilos y formas, han existido desde que la escuela tiene un carácter audiovisual. Comenio en su Didáctica Magna, escribe: “para aprender todo con mayor facilidad deben utilizarse cuantos más sentido se pueda…” y más adelante agrega: “será bueno que todo lo que se acostumbra a tratar en clase esté pintado en las paredes del aula, ya sean teoremas y reglas, ya imágenes o emblemas de la asignatura que se estudia”.

Mi gran preocupación con las infografías o con el concepto que encierran es que cada día se va imponiendo el resumen y la síntesis y nuestros estudiantes se van acostumbrando a estudiar en un entorno mínimo de contenidos. Por supuesto que no es la infografía la responsable de esta problemática, pero es un llamado a no sustituir la lectura y la comprensión por una imagen.

La infografía, al igual que toda imagen debe tomar en cuenta varios elementos:

  • Significado. Debe estar relacionada con el auditorio para el cual se crea la infografía, por lo que es necesario conocer previamente tanto los conocimientos previos como las posibilidades de interpretación de las imágenes de este auditorio.
  • Claridad. Las imágenes, los íconos y los datos que se muestran deben estar claramente expresados, evitando ambigüedades en su interpretación.
  • Fácil de decodificar. La infografía es para resumir una idea que a su vez no puede ser compleja en su decodificación, por lo que pierde su esencia de comunicar la información en breve tiempo.
  • Resumir gran cantidad de información a través de la síntesis visual de los elementos que la conforman.
  • Empleo adecuado de los principios de la imagen como los de agrupación, contraste, equilibrio, ritmo y énfasis.

La elaboración de la infografía.

Tomando en cuenta que la infografía es una imagen que “dice” “sugiere” “acompaña” y “reafirma” el contenido de la clase, debe ser cuidadosamente elaborada. Al igual que cualquier otro medio pasa por los momentos de selección, diseño, elaboración y publicación.

Una vez decidido el contenido a llevar a la infografía, es importante la elaboración de un boceto, donde logremos distribuir los elementos que formarán parte de la misma, partir de los elementos señalados con anterioridad.

Una vez realizado este paso procedemos a su elaboración, que es tal vez el paso que impide a muchas personas realizar estas imágenes. Existen diferentes programas en línea que facilitan la creación de las infografías. En esta dirección encontrarán más de 40 herramientas para crear estas imágenes. Sin embargo para qué acceder a la Red, si en la “casa” tenemos un programa que facilita esta tarea.

La infografía con PowerPoint. 

Este programa lo empleamos para generar nuestras diapositivas, pero tiene otros usos que podemos aprovechar para crear las infografías.

Los pasos son los siguientes:

1- En el menú diseño, acceder a Tamaño de la diapositiva, como muestra la imagen.
Se selecciona la opción: personalizar tamaño de diapositiva.

2- En este nuevo menú se cambia el tamaño de la diapositiva, no es necesario que sea más de una. 
Es preferible trabajar con una imagen que tenga mayor dimensión en la altura que en el ancho. Los valores pueden ser similares al de la imagen.

Es importante establecer que la orientación de la dispositiva sea vertical.

Con estos pasos comenzamos a crear nuestra infografía empleando los recursos que tiene PowerPoint.

3- El último paso es guardar la diapositiva en un formato de imagen como es el PNG. Para esta tarea accedemos a Guardar como y seleccionamos dicho formato como indica la imagen


El proceso de elaboración es sencillo, se reduce al empleo adecuado de los recursos de PowerPoint, tomando en cuenta que no es una dispositiva la que se elabora, sino una infografía. 
A continuación un par de ejemplos de estas infografías.

 
 
Amos Comenio Juan. Didáctica Magna. Editorial Pueblo y Educación. La Habana 1983. Cuba (pág 124)

Tomado de 366-días con permiso de su autor