lunes, 12 de septiembre de 2011

Conclusiones de la investigación: "Técnicas para reducir el fracaso escolar"

Escribe: Pere Marqués

La investigación “Nuevas técnicas contra el fracaso escolar” se ha desarrollado durante el curso 2010-2011 a partir de un convenio de colaboración entre la empresa CASIO y el grupo de investigación “Didáctica y Multimedia” (DIM-UAB) de la Universidad Autónoma de Barcelona.



Han participado unos 100 profesores y 3.000 alumnos de 15 centros de ESO y primaria de toda España,donde se han aplicado diversas actividades de enseñanza y aprendizaje orientadas a la reducción de fracaso escolar. Muchas de ellas consideran la utilización de las TIC, especialmente la pizarra digital (videoproyector, ordenador, PD) e Internet, y consisten en actividades no memorísticas, de creación y aplicación de conocimiento, orientadas a dar más autonomía a los estudiantes, que en muchos casos pueden consultar diversas fuentes de información (apuntes, libros, Internet).  
Del estudio se desprende que la mayoría de los profesores han aplicado con buenos resultados estas actividades prácticas “con apoyo documental” que se proponen, aunque al realizar los exámenes generalmente solo permitían a los alumnos la consulta de los apuntes.
 Otras técnicas que también se han utilizado mucho y con buenos resultados para evaluar a los estudiantes han sido las presentaciones públicas de trabajos grupales o individuales, el “dar pistas” a los estudiantes sobre lo que puede salir en el examen y la realización de exámenes previos “de entrenamiento”.
Por otra parte, hay unos principios de actuación que el profesorado destaca como importantes para incidir más en estos alumnos con problemas de aprendizaje:   proponer más tareas prácticas que preguntas teóricas; evaluar también los procesos (de trabajo, de estudio…), no solamente el producto final que sean capaces de realizar; la detección precoz de los estudiantes que necesitan un apoyo especial; el contacto con las familias; el apoyo entre compañeros; trabajar técnicas de estudio diversas… Y otras actividades también muy utilizadas han sido la búsqueda de recursos por parte de los estudiantes en Internet, para presentar y comentar luego a sus compañeros en la pizarra digital y la corrección de ejercicios entre alumnos, siguiendo las instrucciones del profesor.
Respecto al impacto de estas técnicas en los aprendizajes de los estudiantes, un 94% de los profesores aprecia que aplicando estas técnicas los alumnos sí aprenden más y un 72% también considera que mejoran las calificaciones académicas, es decir, se reduce el fracaso escolar.

Los mejores resultados se obtienen sobre todo con los alumnos trabajadores pero a los que les cuesta seguir la asignatura. En el grupo de alumnos que pese a trabajar normalmente suspenden porque no pueden con la asignatura se observa también un impacto positivo con la aplicación de estas técnicas, aunque en menor medida. Y lo mismo ocurre con los alumnos que van bien o muy bien en la asignatura.  En cambio, en el grupo de alumnos desmotivados por la asignatura y que no trabajan, el impacto de estas técnicas es mucho menor.
Para terminar indicar que aunque para un 67% de los docentes la preparación de las actividades de acuerdo con las técnicas prescritas en esta investigación ha supuesto un incremento del trabajo, mayoritariamente consideran que ha merecido la pena, habida cuenta de las mejoras obtenidas en los aprendizajes de los alumnos.

A partir de los resultados positivos de esta investigación, el próximo curso 2011-2012 veremos de iniciar nuevas investigaciones con un mayor número de centros y de mayor duración, para poder medir con más precisión el impacto de estas técnicas en todos los estudiantes, y su eficacia para recuperar a los estudiantes con problemas de aprendizaje. 
En <http://www.pangea.org/peremarques/casio> puede consultarse el portal de la investigación y acceder a la memoria completa del estudio.