jueves, 16 de enero de 2014

Cuando la innovación decae, aparece la disrupción!

Publicado por: juandon


caer
Lo que deberíamos estar haciendo es usar la tecnología para hacer cosas totalmente nuevas que simplemente no eran posibles antes.

De los espacios de aprendizaje a la disrupción transmedia…por Juan Carlos Guerra

“Nos quedamos como título del post con esta frase de la ponencia que Juan Domingo Farnós ofreció en Caracas el pasado 27 de junio en el marco del VII Encuentro Internacional de Educación. Nos recuerda a la afirmación que otro experto en educación, Roger Schank, pronunció en Ciudad de México en una fase anterior del encuentro: “el aprendizaje ocurre cuando alguien quiere aprender no cuando alguien quiere enseñar”. En ambos casos se transmite la urgencia de un cambio en los sistemas educativos actuales que debería partir de la reflexión siguiente: qué enseñar y cómo enseñar”…. Juan Domingo Farnós.

Podemos destacar la obsolescencia de las instituciones universitarias heredadas del siglo pasado, incapaces de realizar una oferta de auténtico valor añadido formativo al alumno del siglo XXI. Este alumno ya no es un mero receptor pasivo de información, sino un prosumidor, un agente acostumbrado a participar activamente en iniciativas y conversaciones que tienen lugar en los medios sociales.

Ésta es la era del aprendizaje ubicuo, es decir, aquel que se produce en cualquier lugar y en cualquier momento, no solamente dentro de un aula durante las horas lectivas. La tecnología de comunicación, y especialmente la tecnología móvil, ha resultado decisiva para deslocalizar el aprendizaje y llevarlo a todas partes. El m-learning, o aprendizaje a través de dispositivos móviles, apenas ha comenzado a mostrarnos todo su potencial.

La tecnología es un gran aliado de la educación democrática. Permite alcanzar la autonomía, la independencia y la interdependencia (colaboración voluntaria). Los alumnos deben tener derecho a elegir lo que van a aprender, a conocer cómo van a hacerlo, cuándo lo harán, si van a aprender solos o en colaboración, etc. El docente debe dar protagonismo al alumno creando conflictos para que ellos resuelvan y no sólo ofrecer soluciones. Vivimos en tiempo de cambios surgiendo nuevas competencias por lo que el docente debe reciclarse formándose para guiar al alumno en el aprendizaje de éstas. Estamos evaluando el sistema educativo simplemente a través del rendimiento de los escolares en unas cuantas áreas cuando se debería apuntar al desarrollo de habilidades intelectuales, emocionales y sociales.

La gran mayoría de los estudiantes que ya están viviendo sus vidas en el abierto, por lo que una plataforma abierta para la discusión amplifica la presencia de la educación en sus vidas día a día….

El entorno de la discusión abierta es pertinente a, persistente en el interior, y contiguo a la vida de los estudiantes.

Pedagogía híbrido, “El Foro de discusión ha muerto, viva el Foro de Discusión”

No enseñe. Cada vez que un profesor responde a la pregunta de un estudiante, el alumno pierde la oportunidad de resolver las cosas por sí mismos, a desarrollar el hábito de la investigación y pedir a sus compañeros . Otro alumno pierde la oportunidad de dar una respuesta, para enseñar – que es una gran manera de aprender.

Así que cuando un estudiante hace una pregunta, esperamos antes de responder, para ver si ayudan a otros alumnos. Por lo general, lo hacen. Es mucho más satisfactorio ver que los estudiantes alcancen aha momentos por su cuenta.

“Enseñar (en el sentido clásico de toda la vida), no solo no ayuda en nada a los aprendices, si no que les perjudica en su desarrollo, en cambio, aprender (y equivocarnos), es la manera de progresar en estos tiempos…Juan Domingo Farnós

EIE-VENEZUELA

Este post ha sido publicado originalmente en juandon. Innovación y conocimiento. Autorizada por el autor su publicación en este Blog CUED.

1 comentario:

Otras Políticas dijo...

Sobre la premisa de que la innovación tecnológica conduce necesariamente al cambio educativo, se conectan las escuelas a Internet y se llenan de ordenadores, tabletas, pizarras y materiales digitalizados. Paralelamente se crean plataformas de aprendizaje y bancos de recursos digitales, mientras que las grandes empresas de la telefonía o la informática otorgan premios y financian congresos en los que se habla de Educación Disruptiva.

Pero pasan los años y la disrupción no se consigue, posiblemente porque no puede conseguirse reformando lo que ahora se tiene, intentando mejorar un modelo que en esencia se da por bueno. Y se ofrecen como disruptivas las mismas prácticas de siempre, en las que solo cambian la herramienta que se usa o la estrategia que se emplea, pero no se cuestiona el fin que se persigue.

Estas tecnologías, por si solas, no van a provocar la disrupción; a lo sumo la van a facilitar, si es que se produce. Porque lo disruptivo no son los Cursos Masivos Online Abiertos (MOOC), ni el uso de Moodle o cualquier otra plataforma educativa, ni las redes sociales para intercambiar dudas o coordinar proyectos escolares, ni la gamificación para intentar que lo académico parezca un videojuego, ni tantos otros posibles usos educativos de lo digital.
http://www.otraspoliticas.com/educacion/disrupcion-educativa