miércoles, 6 de noviembre de 2013

Visión y tendencias educativas de futuro #EIE_FT

Publicado por: Cristóbal Suárez Guerrero (Universidad de Valencia)

Chris Haughton
Le llaman, formalmente, clausura del Encuentro Internacional de Educación 2012-2013: Visión y tendencias educativas de futuro fijado para los días 12 y 13 de noviembre en Madrid, pero dudo mucho que el tema quede clausurado. Es poco probable que el debate, intercambio y actividades en red iniciado en este Encuentro, que empezó en abril de 2012, quede cerrado luego de dejar tantas “puertas y ventanas” abiertas sobre un tema tan sustancial y sustancioso para la sociedad como es la educación. El tema y estos temas educativos seguirán en nuestra agenda, lo bueno es que ya lo hemos podido abrir a otras voces, y esto es mucho cuando actuamos en red.

Los nueve tópicos de este Encuentro se han articulado sobre la base de una pregunta por demás compleja y exigente: ¿cómo debería ser la educación en el Siglo XXI? En torno a cada tópico la Fundación Telefónica, organizadora del evento, ha buscado articular múltiples actividades que han permitido, a mi juicio, ir más allá de la actividad convencional en los congresos que consiste en escuchar ponencias y quedarnos así, con lo expuesto. Personalmente creo que en este caso, con sus defectos y virtudes, se han creado diversos espacios que han permitido aprovechar la interacción social como condición de aprendizaje.

Por ejemplo, si se visita el listado de temas desarrollados –aquí debajo- se pueden encontrar las conferencias ofrecidas por los ponentes para cada tema. Hasta aquí todo normal y según el canon de un congreso presencial o virtual. No obstante, también se pueden ver una serie de actividades entroncadas en torno a cada tema, pero organizadas, seguidas y recreadas por la participación del “público”, es decir, a cargo de “los otros” que en el formato tradicional de las conferencias, a lo mucho, preguntaban. Buena parte de “los otros” –que yo haya visto: alumnos, docentes, padres de familia o investigadores- también han podido opinar, contribuir y compartir valiéndose de las opciones de participación que ha ofrecido la red social donde se asienta virtualmente el Encuentro.
Tema 1: Relaciones entre educación, sociedad y trabajo

Tema 2: Tecnología y calidad educativa

Tema 3: La educación integral en la era digital

Tema 4: Qué y cómo enseñar y aprender en la sociedad digital

Tema 5: El rol del profesor

Tema 6: Cómo liderar el cambio en los centros educativos

Tema 7: La familia: socio estratégico para la educación

Tema 8: La educación permanente: la educación formal, informal y no formal

Tema 9: Visión y tendencias educativas de futuro
Gracias a todas las opciones de participación 2.0, como Facebook, Twitter o YouTube, pero especialmente gracias a los debates, talleres, reuniones de chat y a todos los eventos presenciales que se han desarrollado en distintas ciudades iberoamericanas es que este evento ha podido durar lo que durado: más de 18 meses. Sin duda el factor institucional y el poder de convocatoria de la Fundación Telefónica han jugado un factor clave en este evento, pero ha sido la sensibilidad sobre el tema educativo el detonante de la participación social en red. Creo que los organizadores pueden tomar buena nota de las fortalezas y debilidades de este evento con la finalidad de validar modelos alternativos de formación participativa. Quizás en esta orientativa infografía se pueda encontrar el germen de nuevas ideas.

En mi caso, además de participar comentando en los foros de debate de mi interés, pude seguir algunas conferencias en directo y otras en diferido, compartir información en Twitter usando el hashtag #EIE_FT del evento, pero también pude participar proponiendo el debate en torno a la “cultura educativa digital” dentro del Tema 3: La educación integral en la era digital.

Concretamente, en este debate se buscó poner en evidencia la necesidad de enfocar el desarrollo educativo con tecnología no sólo como un cambio de un artefacto por otro en el entorno del aula, sino como un cambio cultural. Para ello se examinaron algunos casos de la cultura 2.0 y su potencial impacto en las formas de hacer, sentir y pensar la educación y el aprendizaje en entornos digitales. El tema de la cultura digital educativa no sólo es un tema frondoso y atractivo, sino que parece ser pertinente para centrar el debate en el proceso educativo y no sólo en la anécdota tecnológica. Bueno, por lo menos así lo planteamos y, como es obvio, el tema no está cerrado, ni mucho menos, la pregunta sigue abierta: ¿Cuáles son para ti esos aspectos simbólicos, valorativos y prácticos que definen una “cultura educativa digital?



Algunos soñamos con organizar eventos parecidos a este Encuentro… es decir, tener la capacidad para convocar a reputados conferencistas de nivel internacional, desplegar una logística que permita presentar las ponencias simultáneamente en distintas ciudades del mundo, movilizar a una serie de docentes con el fin de diseñar foros de debates, talleres y actividades, recuperar las experiencia y el buen hacer de los docentes de distintos países, integrar todo el proceso en una entorno virtual que permita este intercambio entre distintos agentes educativos… y, con todo, no morir en el intento, porque la gestión del mismo ha debido de ser colosal, por decir algo. En fin, son 18 meses de actividad que bien pueden valer una mayoría de edad para un modelo en ciernes.

Aunque lo atractivo de este evento de clausura sean los temas, los ponentes y las actividades, ver la agenda del evento donde destacan Fernando Savater, Tracey Burns, Ana María Llopis, Jordi Adell o Ramón Flecha, me quedaré con este evento de clausura y con todo lo caminado. Me quedaré con todos esos temas presentados por los conferencistas, así como con los temas desarrolladas por “los otros” en talleres, comentados por muchos en foros, visto por todos en actividades y, espero, aplicados por algunos... esto en buena cuenta es también aprender en red.

Si alguien quiere asistir a este evento puede confirmar su asistencia aquí.

Este post ha sido publicado originalmente en Educación y Virtualidad. Autorizada por el autor su publicación en este Blog CUED.