viernes, 6 de mayo de 2016

Laudatio a Lorenzo García Aretio por el Dr. Ramón Pérez Juste

Publicado por Lorenzo García Aretio


Dr. Pérez Juste
El Dr. Ramón Pérez Juste es Catedrático Emérito de la UNED. En su momento, uno de los más jóvenes catedráticos de la universidad española. Un auténtico MAESTRO, que también lo fue mío. Fue Vicerrector de la UNED y también Decano de la Facultad de Educación.

En el Acto Académico institucional que nuestra Facultad celebró el pasado 27 de abril, con motivo de la festividad de San Isidoro de Sevilla y que tuvo como eje principal el homenaje a tres profesores jubilados, el Dr. Pérez Juste se encargó de realizar la Laudatio en mi honor. Ya en posts anteriores les hice referencias a este acto, AQUÍ y AQUÍ. En un próximo post les presentaré mi respuesta a estas Laudatio.

En esta ocasión, les plasmo íntegramente el texto de la Laudatio del Dr. Pérez Juste.
______________________________

Sr. Rector, Sr. Decano, Autoridades, homenajeados, compañeros y amigos todos.

Las circunstancias han hecho que se me haya encomendado una de las tareas más agradables que puede recibir un profesor: hacer la laudatio de un compañero que, por razones de la edad, ha llegado a su plenitud, a la hora de la jubilación (aunque, en esta ocasión, la UNED podrá contar todavía con algunos años de su actividad).

Me refiero al profesor Lorenzo García Aretio, aunque aprovecho para felicitar, también, a las profesoras María José Sobejano y Pilar Lago, a las que deseo una feliz y larga vida de júbilo.

Mi laudatio, en efecto, se refiere a nuestro querido compañero y gran amigo el profesor García Aretio. En alguna medida, mi vida universitaria corre paralela a la suya desde hace más de 30 años (llegué a la UNED en el curso 81/82, el mismo que él como profesor tutor a Mérida). Tuve ocasión de conocerlo en el Centro Asociado de la UNED en Mérida, a la sazón uno de los más activos de nuestra Universidad, con su Director Valentín Carrascosa a la cabeza, en una de mis muchas visitas en las llamadas CONVIVENCIAS.

Lorenzo era por entonces –primeros años ´80- un inquieto, ilusionado y activo profesor tutor. Por iniciativa suya se organizaron jornadas, cursos y encuentros de diverso tipo, entre los que recuerdo muy especialmente su iniciativa –muy exitosa por cierto- de un curso de pre-adaptación para Maestros, en Badajoz.

Nuestra relación tomó un matiz académico cuando me pidió que le dirigiera su memoria de licenciatura, que defendió con éxito en 1984. Ahora, con la perspectiva de 32 años, puedo sentirme de alguna manera satisfecho porque con ello se ha hecho realidad en nuestro caso algo que se atribuye a San Alberto Magno, conocido como Doctor Universal. Según esta gran figura del siglo XIII, la mayor satisfacción de un maestro debe ser que sus discípulos, a los que debe servir como peana, le superen.

Y sí, Lorenzo: aunque yo no quiero erigirme en maestro tuyo, de alguna manera me puedo considerar -por aquel tiempo- como tu profesor; y ahora te veo muy por encima de mí. Y te lo has ganado a pulso con tus trabajos, tus conferencias, tus escritos.

Y sí: me has superado. Esta no es una afirmación retórica o de complacencia para una situación como la que nos congrega. Si en Iberoamérica se pregunta por algún académico de la UNED, si a alguien se le interroga por la Educación a Distancia, el nombre que surge de inmediato no es otro que el del Dr. García Aretio, como lo acreditan, entre otras pruebas las dos siguientes:
  • ResearchGate. Desde 2014, de entre los más de 2000 miembros investigadores que bajo las siglas de UNED y de todas las áreas del saber están inscritos en esta Red Internacional de Investigadores, García Aretio viene siendo, según las estadísticas de la propia red, el 1º investigador más leído y con mayor número de trabajos descargados por semana. El índice RG en ResearchGate de García Aretio está por encima de 27 puntos, quiere decirse que su puntuación es superior al 82,5% de todos los investigadores internacionales de dicha red. Se han realizado en esta red más de 52.000 descargas de sus trabajos. 
  • Google Scholar. En la actualidad cuenta en su perfil depurado de Google Scholar con más de 5000 citas. Índice h en Google Scholar (global): 29; Índice i10: 70. Ver
Desde la UNED, tuve ocasión de conocer muy de cerca su labor; en mis años de Vicerrector, Lorenzo desempeñó con eficacia y general reconocimiento, el puesto de Director del Instituto Universitario de Educación a Distancia (IUED). Sin desmerecer a nadie, creo que en pocas ocasiones, y con los escasos medios disponibles entonces, este organismo desarrolló una actividad tan viva, rica e integradora.

Junto al profesor Samuel Gento, en la coordinación de los Planes de Estudio, y a la profesora Araceli Sebastián en la relación con los tutores, se desempeñaron en el Vicerrectorado actividades de gran envergadura.

Incluso en el ámbito de la investigación Lorenzo trabajó activamente en el diseño, implementación y tratamiento de datos que dieron lugar al informe¿Qué piensan los alumnos de la UNED de su propia universidad?, una amplísima investigación con enfoque radicalmente pedagógico a la que también contribuyó el profesor Gil Pascual.

La labor de Lorenzo alcanzó otra gran dimensión con la creación de la RIED (Revista Iberoamericana de Educación a Distancia) cuyo nº 1 es de junio de 1998 y cuya actividad y mejora continua en la actualidad, de nuevo bajo su dirección, en ésta la segunda etapa de la revista.

Su labor en relación con lo nuclear de nuestra Universidad –la educación a distancia- tiene continuidad, también, con su excelente trabajo al frente de la Cátedra UNESCO de Educación a Distancia (CUED). O con sus blogs: Blog Contextos universitarios mediadosBlog García Aretio y, naturalmente, Blog CUED y otras múltiples iniciativas llevadas a cabo desde la CUED, o su Canal de Youtube con más de 70 vídeos protagonizados. 

En su línea de actividad sobre la Educación a Distancia, con Lorenzo fui un profesor más de su equipo en aquel exitoso y original enfoque del Master Internacional en Enseñanza y Aprendizaje Abiertos y a Distancia (EAAD), cuya primera edición data de 1999, y que incluía defensas online de las Memorias de Máster (tesinas) por procedimientos que ahora parecerían antediluvianos, pero que entonces eran novedosos e innovadores. Y fíjense: enseñanza y APRENDIZAJE, eso que tanto destacamos ahora, años después, con el modelo de BOLONIA.

La labor del profesor García Aretio ha sido reconocida en el ámbito de la investigación donde, con los limitados recursos disponibles, tiene un reconocimiento excelente traducido a sexenios. Además, es un miembro clave del Grupo reconocido ESPYD: Educación Superior Presencial y a Distancia , sin olvidar sus contribuciones a los estudios de enfoque pedagógico en su etapa del IUED

Y ¡qué decir de la gestión!. Más allá de sus diferentes cargos de gestión académica desempeñados en la UNED, sus dos periodos al frente del Decanato de esta Facultad han llevado, entre otros grandes logros, a poder gozar de este gran edificio, ya que, por circunstancias –para mi incomprensibles- perdimos en su momento la oportunidad del edificio contiguo.

Pero si de un Decanato son importantes obras como esta o como el gran trabajo que desarrolló coordinando la penúltima renovación de planes de estudio de toda la UNED, yo quiero resaltar que con él nuestra Facultad alcanzó un elevado grado de estabilidad y amabilidad en las relaciones humanas, que está sabiendo mantener nuestro actual Decano, y que merecen general reconocimiento.

Decía hace unos momentos que si se pregunta en Iberoamérica por la Educación a Distancia, el nombre del Dr. García Aretio es el primero que se viene a la cabeza, la persona de nuestra Universidad más reconocida. Y prueba de ello son los reconocimientos oficiales que le están llegando como consecuencia de su labor. Sólo algunos de ellos:
Y no sigo más.

Ahora bien: no quisiera cerrar este breve elogio al profesor García Aretio sin referirme, precisamente, a su dimensión personal. Es verdad que por mí habla el amigo, pero creo que mi sentimiento es ampliamente compartido en la Facultad: Lorenzo ha sido, y lo sigue siendo, esa persona emprendedora, ilusionadora, amable, comprometida, cercana en el trato y capaz de dirigir equipos, haciéndolo al servicio de proyectos de envergadura que han situado nuestra Facultad a la altura de las más relevantes de la UNED.

Pero, además, en Lorenzo admiro otro aspecto de esa dimensión humana: su entereza ante los embates de la vida, su fortaleza de ánimo, su energía en las dificultades. ¡Ánimo, Lorenzo, ya sabes a qué me refiero!

Para terminar, permíteme, permítanme, que rememore una anécdota de mis primeros años como profesor en la Universidad Complutense. Por entonces, el profesor García Hoz recibió uno de sus múltiples reconocimientos, y otro querido profesor, que también lo fue de esta casa, el Dr. Arsenio Pacios, se dirigió a él aplicándole un párrafo del Gloria que se reza en la Misa: dirigiéndose a él le dijo:

Gracias agimus tibi propter magnan gloriam tuam.

Le pregunté al respecto y me dijo: un buen amigo goza y se goza con los éxitos de sus amigos.

Pues bien, Lorenzo: Gracias por tus éxitos y tus trabajos, por las alegrías que con ellos me has dado, y gracias, creo que de esta Facultad, porque con los éxitos de sus profesores –en este caso con los tuyos- se hace más grande, más reconocida, más abierta y encumbrada.

Para terminar, dadas las fechas, una cita del genial D. Miguel de Cervantes:

“SÉ BREVE EN TUS RAZONAMIENTOS, QUE NINGUNO HAY GUSTOSO SI ES LARGO”.

PUES ESO.

Ramón Pérez Juste
Catedrático emérito de la UNED
Madrid, 27 de abril de 2016. Fiesta del Patrón de la Facultad de Educación (UNED)


Tomado de García Aretio con permiso de su autor